Construir
Europa.com Guias Educativas Proyectos DidActicos GUIA PROFESOR contacto

Guía Geografía

¿Qué encontrarás en esta guía?

En esta sección se abordará la ampliación de la Unión Europea desde sus orígenes. Los Estados Miembros que han ido sumándose a la comunidad europea y los objetivos y requisitos que deben tener para formar parte de la Unión.

 

Por otro lado se analizan los cinco países que actualmente son candidatos oficiales a formar parte de la UE son Turquía (desde 2004), la República de Macedonia (desde 2005), Montenegro (desde 2010), Serbia (desde 2012) y Albania (desde 2014). Un informe de la Comisión Europea de octubre de 2009 valoró positivamente a Croacia y República de Macedonia para una futura ampliación, pero instó a retrasar el proceso con Turquía.

 

GEOGRAFÍA

La ampliación de la Unión

 

El 1 de julio de 2013, Croacia se convirtió en el 28º Estado miembro de la Unión Europea. La adhesión de Croacia, tras las de Rumanía y Bulgaria el 1 de enero de 2007, supuso la sexta ampliación de la UE. También se han iniciado negociaciones con Islandia, Montenegro, Serbia y Turquía. La Antigua República Yugoslava de Macedonia es otro país candidato, mientras que Albania, Bosnia y Herzegovina y Kosovo son países candidatos potenciales.

 

Fundamentos jurídicos. Artículo 49 del Tratado de la Unión Europea (Tratado de Lisboa — TUE), que establece qué Estados pueden solicitar su ingreso en la Unión. Artículo 2 del TUE, que describe los valores en los que se fundamenta la Unión.

 

Objetivos

 

La política de ampliación de la UE persigue la unión de los países europeos en torno a un proyecto político y económico común. Guiadas por los valores de la Unión y sujetas a estrictas condiciones, las ampliaciones han demostrado ser una de las herramientas más eficaces en la promoción de las reformas políticas, económicas y sociales, así como en la consolidación de la paz, la estabilidad y la democracia en todo el continente. La política de ampliación también refuerza la presencia de la UE en la escena internacional.

 

Condiciones para la adhesión

 

Cualquier Estado europeo puede solicitar su ingreso como miembro en la Unión si respeta los valores comunes a los Estados miembros y se compromete a promoverlos (artículo 49 del TUE). Los criterios de Copenhague, establecidos por el Consejo Europeo celebrado en Copenhague en 1993, resultan de crucial importancia en el proceso de integración en la UE de todo país candidato o candidato potencial. Entre estos figuran: la existencia de instituciones estables que garanticen la democracia, el Estado de Derecho, los derechos humanos y el respeto y la protección de las minorías; la existencia de una economía de mercado viable, así como la capacidad de hacer frente a la presión competitiva y las fuerzas del mercado dentro de la UE; la capacidad para asumir las obligaciones que se derivan de la adhesión, en particular, suscribir los objetivos de la unión política, económica y monetaria, y adoptar las normas y políticas comunes que constituyen la legislación de la UE, es decir, el acervo comunitario. El Consejo Europeo de Madrid de 1995 incluía las condiciones para «una integración progresiva y armoniosa de estos Estados [candidatos]». Se exige a estos países que adapten su legislación a la de la UE y garanticen su aplicación. En diciembre de 2006, el Consejo Europeo acordó un «consenso renovado sobre la ampliación», sobre la base de «la consolidación, la condicionalidad y la comunicación», combinadas con la capacidad de la UE de admitir nuevos miembros.

 

Capacidad de integración de la UE: disposiciones institucionales

 

Las sucesivas ampliaciones constituyeron una parte importante de las negociaciones institucionales que condujeron a la adopción del Tratado de Lisboa. La UE tuvo que adaptar sus instituciones y los procesos de toma de decisiones en vista de la llegada de nuevos Estados miembros, para asegurarse de que la ampliación no iría en detrimento de un proceso de elaboración de políticas eficaz y responsable. El Tratado de Lisboa introdujo cambios profundos en la composición y las funciones de las principales instituciones de la UE. Algunos de estos cambios reflejaban la necesidad de adoptar un conjunto sostenible de normas que no requiriera nuevas modificaciones cada vez que se llevara a cabo un proceso de ampliación.

 

Se reformó el sistema de votación en el Consejo: la ponderación de los votos según la cual los Estados miembros poseían un número de votos proporcional a su población fue sustituida por un sistema de doble mayoría, que habrá de aplicarse a partir del 1 de noviembre de 2014. Además, el número de diputados al Parlamento Europeo, que se había incrementado con cada nueva ampliación, se limitó a 751. Tras las elecciones para la octava legislatura en mayo de 2014, cada Estado miembro contará con un mínimo de seis escaños y un máximo de noventa y seis, y se aplicará el principio de proporcionalidad decreciente. Aunque el Tratado redujo el número de Comisarios europeos (en la actualidad, uno por Estado miembro), la aplicación de este cambio fue aplazada. Esta cuestión se estudiará de nuevo al final del mandato de la próxima Comisión o cuando llegue a haber treinta Estados miembros.

 

Un país que reúna las condiciones de adhesión y desee ingresar en la UE debe dirigir su solicitud al Consejo, que pedirá a la Comisión que presente un dictamen al respecto. Se informará de esta solicitud al Parlamento Europeo. Si la Comisión emite un dictamen favorable, el Consejo Europeo podrá decidir, por unanimidad, conferir el estatuto de candidato al país de que se trate. En ese momento, la Comisión formula una recomendación acerca de la conveniencia de abrir las negociaciones de adhesión. El Consejo decide entonces por unanimidad si se ha de proceder a la apertura de las negociaciones. El conjunto de la legislación de la UE (el acervo comunitario) se divide en treinta y cinco capítulos. Antes del comienzo efectivo de las negociaciones, la Comisión presenta un informe de análisis sobre cada capítulo, en el que recomienda el inicio de las negociaciones para ese capítulo o fija criterios de referencia que el país debe cumplir primero. Sobre la base de la recomendación de la Comisión, el Consejo decide por unanimidad abrir o no las negociaciones para cada nuevo capítulo. Cuando considere que se ha progresado de forma satisfactoria en un capítulo, la Comisión puede recomendar «cerrar provisionalmente» dicho capítulo. El Consejo vuelve entonces a decidir por unanimidad. Una vez concluidas las negociaciones sobre todos los capítulos, los términos acordados, incluidas las disposiciones transitorias y las posibles cláusulas de salvaguardia, se plasman en un tratado de adhesión entre los Estados miembros y el país candidato. Son necesarias la aprobación del Parlamento y una decisión unánime favorable del Consejo para proceder a la firma de dicho tratado. El tratado de adhesión, una vez firmado, se somete a la ratificación de todos los Estados contratantes, de conformidad con sus normas constitucionales (es decir, ratificación parlamentaria o mediante referéndum).

Anteriores ampliaciones

Futuras ampliaciones

 

Los cinco países actualmente candidatos oficiales a formar parte de la UE son Turquía (desde 2004), la República de Macedonia (desde 2005), Montenegro (desde 2010), Serbia (desde 2012) y Albania (desde 2014). Un informe de la Comisión Europea de octubre de 2009 valoró positivamente a Croacia y República de Macedonia para una futura ampliación, pero instó a retrasar el proceso con Turquía.

 

 

Turquia

 

El 6 de octubre de 2004, la Comisión Europea dio el visto bueno a Turquía y recomendó al Consejo de la Unión Europea iniciar negociaciones para el ingreso de Turquía en la UE. El 29 de octubre del mismo año, los miembros del consejo de la UE, firmaron el Tratado de Roma por el que se establece una Constitución para Europa, cuyo proyecto había sido aprobado el 18 de junio anterior. El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdoğan firmó en representación de su país. El 3 de octubre de 2005 se iniciaron formalmente las negociaciones aunque como Macedonia, Turquía debe resolver conflictos territoriales con Grecia y admitir su culpabilidad en el Genocidio Armenio. Otro problema proviene del conflicto diplomático turcochipriota, que se espera se resuelva en el momento en el que las dos comunidades que viven en la isla de Chipre, griega al sur (República de Chipre) y turca al norte (República Turca del Norte de Chipre), lleguen a un acuerdo que posibilite su fusión en una federación.

 

Tras una brusca parada en las negociaciones, debido a problemas internos del país, Turquía sigue realizando importantes reformas que posibiliten su entrada definitiva en la UE cuanto antes. Asimismo, se han evidenciado cambios significativos en su constitución que favorecen la libertad de prensa, religiosa y respeto a las minorías.En enero de 2009, el primer ministro turco pidió a la unión que agilizase las negociaciones y que abriera nuevos capítulos, como el energético, básico para la estrategia europea de conseguir gas del Caspio. Se refería al Proyecto Nabucco, gasoducto que transcurrirá por Turquía y trasladará el gas azerí hacia Europa.

 

Macedonia

 

La República de Macedonia obtuvo en diciembre de 2005 el estatus de candidato oficial tras haberlo solicitado formalmente en enero de 2004, aunque las negociaciones no han comenzado todavía. Este país debe resolver sus disputas con Grecia antes de que se pueda llegar a una decisión sobre su ingreso a la UE.

 

En los últimos años se han intentado una serie de negociaciones para la resolución de la disputa, incluyendo la cumbre de la OTAN de 2008 en Bucarest. Sin embargo, estos intentos de resolver la contienda han fracasado e impidieron el ingreso de Macedonia a la OTAN20 y la congelación de las negociaciones para la adhesión de este país a la UE debido a objeciones por parte de Grecia.

 

La operación Concordia en Macedonia desarrollada en 2003 fue la primera operación militar realizada por la UE. Tras el final de esta operación, las autoridades macedonias solicitaron a la UE la puesta en marcha de una operación policial denominada Próxima, que tiene por orden asegurar una misión de consejo en favor del desarrollo de servicios de policía profesionales en Macedonia, bajo las normas europeas.

 

 

Montenegro

 

La Unión de Serbia y Montenegro comenzó el proceso de acceso a la Unión Europea en noviembre de 2005, cuando comenzaron las negociaciones sobre un Proceso de Estabilización y Asociación. En mayo de 2006, Montenegro votó por su independencia en el Plebiscito montenegrino de 2006, con el cual se separó de Serbia. Serbia continuó con las negociaciones existentes hasta entonces, mientras que el nuevo estado comenzó nuevas negociaciones por separado en septiembre de 2006. El acuerdo comenzó el 15 de marzo de 2007 y fue oficialmente ratificado el 15 de octubre del mismo año. Oficialmente, Montenegro pidió el acceso a la UE el 15 de diciembre de 2008.8 23 El 23 de abril de 2009, el Consejo invitó a la Comisión Europea a emitir su opinión sobre la solicitud. Montenegro sería entonces sometida a una serie de preguntas en un cuestionario. La opinión de la Comisión sería después transmitida al consejo durante el curso de 2010.

 

El 17 de diciembre de 2010 Montenegro recibió el estatus de país candidato a la adhesión, información que hizo entonces pública el presidente del Consejo Herman Van Rompuy.

 

Serbia

 

El actual gobierno europeísta en el mando del país tras las últimas elecciones generales en mayo de 2008 favorecerá las relaciones de fluidez para conseguir cuanto antes el estatus de país candidato. Esto se pudo comprobar con la entrega al Tribunal Internacional de La Haya de varios de los hombres más buscados tras la devastadora guerra que acabó con la antigua Yugoslavia, como Slobodan Milošević o Radovan Karadžić. Sin embargo, para conseguir dicho estatus de candidato, deberán seguir cooperando en este ámbito y entregar al resto de criminales de guerra, así como resolver problemas recientes como el de la independencia unilateral de una de sus provincias, Kosovo.

 

Por otra parte, desde el 19 de diciembre de 2009, los ciudadanos serbios no requieren de visado para estancias de menos de tres meses en los países miembros del Espacio Schengen. El Gobierno de Belgrado presentó su solicitud de ingreso a la Unión Europea de manera oficial el 22 de diciembre de 2009, bajo la presidencia rotatoria de Suecia en el Consejo. Finalmente, el 2 de marzo del 2012, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE concedieron a Serbia el estatus oficial de país candidato a la adhesión.

 

 

Albania

 

Albania fue el primero de los países Candidatos Potenciales oficialmente reconocidos para comenzar las negociaciones del Acuerdo de Estabilización y Asociación en 2003. Esto fue acordado satisfactoriamente y firmado el 12 de junio de 2006, completando el primer paso principal hacia la completa adhesión de Albania a la UE.

 

Desde el año 2008 Albania ya es miembro de la OTAN, lo cual era uno de sus grandes objetivos, y ahora pretende seguir el mismo ejemplo con la UE, por lo que Albania solicitó oficialmente su candidatura a la UE el 28 de abril de 2009, antes de las elecciones legislativas nacionales.

 

Pasados varios años, en el mes de junio de 2014 la Comisión Europea recomendó la concesión a Albania del estatus de país candidato a la adhesión a la Unión Europea, una decisión que finalmente debieron tomar los estados miembros en la reunión del Consejo Europeo a finales de ese mes. Finalmente, el 24 de junio de 2014 los Veintiocho acordaron por unanimidad otorgar a Albania el estatus de país candidato a la adhesión a la Unión Europea, por lo cual a partir de este momento, la república balcánica iniciará unas negociaciones de adhesión que podrían durar varios años.

 

Su principal reto es acabar con el crimen organizado y la corrupción así como mejorar el sistema judicial. También será muy importante su posicionamiento respecto al caso kosovar, ya que la mayoría étnica en Kosovo es la albanesa.

 

Candidatos potenciales

 

Actualmente son candidatos potenciales  Bosnia-Herzegovina y el territorio de Kosovo, cuyo estatus se encuentra disputado, según lo dispuesto en la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Esto supone que todos los países creados tras la disolución de la República Federal Socialista de Yugoslavia tienen posibilidades de adherirse a la UE, siempre que sus economías prosperen y se solucionen sus conflictos étnicos. Además de esto, para Kosovo la diferente actitud de los países miembros respecto a su declaración de independencia dificulta su eventual entrada en la Unión Europea.

 

Bosnia y Herzegovina

 

Este país ya ha mostrado su interés en pertenecer al grupo europeo, aunque la adhesión de Bosnia y Herzegovina a la Unión Europea se enfrenta a muchos problemas económicos y políticos, lo cual llevará a que el país lleve a cabo grandes reformas en su sistema económico, político y judicial.

Siendo su principal reto el integrar en un mismo proyecto de estado a todas las etnias del país: bosníacos musulmanes, bosniocroatas y serbobosnios, entre otros.

 

Pero, la UE exige mayor colaboración entre etnias para poder ingresar en la Unión. Para ello, entre otras cosas, se unificaron las fuerzas de seguridad, ya que los serbios poseían cuerpos separados de los bosnio-croatas. Gracias a la reforma de la policía bosnia la Unión Europea y Bosnia-Herzegovina firmaron un Acuerdo de Estabilización y Asociación, en diciembre de 2007, el cual significó el primer paso de Bosnia hacia la integración europea.

 

De este modo, la nación ha venido realizando progresos lentos pero seguros, incluida la cooperación con el Tribunal de crímenes de guerra de La Haya.

 

 

Kosovo

 

En 2002, la Comisión Europea comenzó el Mecanismo de supervisión de la estabilización y el proceso de asociación (SMT en sus siglas en inglés) con el Kosovo administrado por las Naciones Unidas. Este mecanismo es un calco del Proceso de estabilización y asociación empleado por la Unión para monitorizar las reformas en los países que han mostrado su interés en unirse a la UE. Tras una serie de reuniones fallidas entre las autoridades serbias y kosovares, el gobierno provisional kosovar declaró la independencia de Kosovo de Serbia en febrero de 2008 bajo la denominación de República de Kosovo, que fue reconocida por 22 de los 27 países miembros de la UE, a los que la Unión dio libertad para reconocer o no la independencia kosovar. La Unión se refiere oficialmente al territorio bajo la denominación Kosovo bajo la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, no reconociendo formalmente la autodenominada República de Kosovo ni su secesión de Serbia. Las autoridades de la Unión han ratificado en numerosas ocasiones que el futuro de Kosovo pasa por su adhesión a la Unión Europea, aunque la división de los estados miembros respecto a la declaración de independencia kosovar dificulta el acuerdo sobre qué forma debería tomar la eventual adhesión de Kosovo a la Unión Europea.

 

 

Candidatos que han paralizado el proceso

 

A lo largo de la historia de la Unión Europea tres países han paralizado las negociaciones de adhesión después de haber presentado su candidatura a formar parte de este organismo, incluso en más de una ocasión. Estos países son Noruega, que presentó su candidatura en tres ocasiones, y Suiza e Islandia, las cuales han presentado una única vez su candidatura. Estos tres países son miembros del Espacio de Schengen y con la excepción de Suiza del Espacio Económico Europeo, por lo que tienen estrechos vínculos con la Unión Europea.

 

Noruega

 

Noruega es reacia al ingreso en la UE entre otros motivos porque desea mantener el control de sus recursos pesqueros en sus aguas territoriales así como su alto nivel de vida. Noruega ha solicitado la admisión a la CEE y a la UE en tres ocasiones (siendo rechazada en referéndum local en dos de las ocasiones).

 

Aunque no es un Estado miembro de la Unión es, en efecto, necesario para adoptar alrededor del 20 % de los actos jurídicos de la Unión Europea debido a su participación en el Espacio Económico Europeo (EEE),45 a través de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC). Además, Noruega ha decidido participar en muchos de los programas, las instituciones y actividades.46 Uno de los temas más dominantes y divisorios en Noruega del debate político y económico desde la Segunda Guerra Mundial ha sido la decisión acerca de la adhesión de este país a la UE.

 

 

 

 

Suiza

 

Suiza comenzó las negociaciones con la CEE para su ingreso, pero éstas quedaron paralizadas tras un referéndum en 1992.47 Las negociaciones han vuelto a ser rechazadas por los suizos en varias ocasiones (último referéndum celebrado el 4 de marzo de 2001). Se cree que el temor de la pérdida de neutralidad e independencia es el problema clave en contra del ingreso. El gobierno federal suizo por ahora se ha limitado a firmar acuerdos específicos con la UE en cuanto al libre tráfico de personas y trabajadores.

 

Suiza, como miembro de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), también tenía derecho a entrar en el Espacio Económico Europeo, pero tras el voto negativo de los ciudadanos en un referéndum Suiza no ratificó el acuerdo. Actualmente las relaciones de este país con la UE están regidas por un conjunto de tratados bilaterales. Actualmente es miembro del espacio Schengen desde noviembre de 2008.

 

 

 

 

Islandia

 

El gobierno de Islandia solicitó a su congreso nacional en mayo de 2009 el consentimiento para poder iniciar conversaciones para su posible adhesión con la Unión Europea. A raíz de esta solicitud, el día 16 de julio de 2009, el parlamento de Islandia admitió el presentar formalmente a la Unión Europea, su solicitud de adhesión. La votación en el parlamento fue de 33 votos a favor, frente a 28 votos en contra. Así, el gobierno islandés formalizó el 23 de julio del 2009 su solicitud de iniciar los trámites para integrarse en la UE, en Estocolmo.

 

El 24 de febrero de 2010, la Comisión Europea recomendó iniciar las negociaciones con Islandia para su adhesión a la Unión Europea, por considerar que comparte los valores comunes del bloque como democracia, estado de derecho y respeto a los derechos humanos. Por lo que, el Consejo Europeo, celebrado en Bruselas el 17 de junio de 2010, acordó la apertura de las negociaciones con Islandia para su adhesión a la Unión Europea.

 

Antes de la crisis financiera del año 2008, la posibilidad de incorporarse a la UE era ampliamente rechazada debido en gran medida al miedo a perder su alto nivel de vida y recursos pesqueros. Islandia ha sido uno de los países más perjudicados por la crisis económica y financiera mundial, hecho que ha llevado a los ciudadanos de la isla a replantearse el hecho de adherirse al proyecto europeo. La seguridad que ofrecería el pertenecer a un mercado tan amplio y sobre todo, el uso de la moneda común, el euro, ha provocado que, según las últimas encuestas, la mayoría de islandeses estarían actualmente a favor de una posible entrada en la Unión Europea.55 Pertenece a la Asociación Europea de Libre Comercio, la cual deberá abandonar si se adhiere a la UE, y al Espacio Económico Europeo,45 y por tanto mantiene estrechas relaciones económicas con la UE.

 

Tras las elecciones del 2013, donde vencieron los partidos de centroderecha en contra de la adhesión de Islandia a la UE, el nuevo ministro de Exteriores de Islandia ha informado al comisario de Ampliación de la decisión del nuevo Ejecutivo de no seguir adelante con las negociaciones de adhesión a la Unión Europea hasta la convocatoria de un referéndum sobre esta cuestión.

 

Microestados europeos

 

Aparte de Malta, el cual ya es miembro de la Unión Europea, ningún otro microestado europeo (Andorra, Liechtenstein, San Marino, Ciudad del Vaticano y Mónaco) ha solicitado por ahora su ingreso en la UE.

 

Estos estados europeos son integrables en la UE a la luz de los requisitos que se le imponen a cualquier estado europeo que solicite la adhesión (en base al artículo 49 del Tratado de Ámsterdam) y que no son otros que los definidos por los Consejos Europeos de Copenhague de junio de 1993 y de Madrid de diciembre de 1995. Ya que desde el punto de vista de los criterios de Copenhague sobre respeto a la democracia y a la economía de mercado, todos los microestados europeos, excepto la Ciudad del Vaticano que es una monarquía absoluta, pueden aceptar tales principios y su correspondiente plasmación reglamentaria sin graves problemas.

 

Andorra hizo público en el mes de diciembre de 200957 su interés de formalizar una posible candidatura para pertenecer a la UE, siempre y cuando se respetara tanto su historia como su idioma, el catalán. Esto viene por los problemas que sufre su economía, los cuales han propiciado una profunda reforma en su sistema económico,58 al igual que en Islandia.

 

Actualmente una de las principales relaciones de algunos de estos Estados con la Unión es el euro, ya que con la entrada en vigor del euro la UE redefinió las relaciones monetarias con los Estados vecinos que no tenían moneda nacional y usaban las monedas algunos de los Estados miembros de la eurozona, es decir, Mónaco, San Marino y El Vaticano. Debido a esto se realizaron una serie de convenios monetarios, los cuales han definido las condiciones en las que estos Estados pueden utilizar el euro. A la vez que se autorizó a estos Estados a acuñar cierta cantidad de monedas en euros. Por lo que respecta a Andorra, este Estado solicitó la celebración de un acuerdo monetario similar el 15 de julio de 2003, aunque lleva usando el euro desde su introducción el 1 de enero del 2002 sin ningún tipo de acuerdo, ya que anteriormente en Andorra se usaban los billetes y monedas franceses y españoles como moneda casi oficial.59 En noviembre de 2006 se iniciaron las negociaciones entre Andorra y la Eurozona para permitir a este país emitir sus propias monedas de euro. Finalmente el 30 de junio de 2011, Andorra firmó un acuerdo monetario con la Unión Europea por el que se le permite emitir sus propias monedas de euro a partir del 1 de julio de 2013, sin embargo, en octubre de 2012, se anunció el retraso de la emisión de euros hasta el año 2014.

 

Por su parte Liechtenstein no ha adoptado el euro, ya que este país tiene una unión económica con Suiza y utiliza el franco suizo como moneda nacional, pero es el único microestado (sin contar a Islandia, por su población), que forma parte del Espacio Económico Europeo, desde el 1 de mayo de 1995,45 y del Espacio Schengen, desde el 28 de febrero del 2008, al ser miembro de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA).

 

Países de Europa oriental

 

Ucrania

 

Posiblemente Rusia no podrá ingresar en la UE, al menos durante las próximas décadas, debido a que su tamaño supondría un grave contrapeso que desequilibraría el balance interno de la Unión, y su diferente orientación económica e industrial. Bielorrusia con su sistema cercano a Rusia, permanecerá probablemente fuera de la UE.

 

El gobierno de Ucrania surgido tras la revolución del Euromaidán tiene un marcado carácter europeísta, destacando entre sus primeros pasos la firma de parte del acuerdo de asociación con la UE que poco tiempo antes había rechazado firmar el ex-presidente Víktor Yanukóvich.63 64 Por su parte, los gobernantes de Moldavia han anunciado su acercamiento a la UE y su interés en presentar una petición de ingreso en el futuro, dando el primer paso para ello el pasado 29 de noviembre de 2013, con la firma del acuerdo de asociación con la UE.65 66 Además, el gobierno de Rumania ha respaldado públicamente su total apoyo a la República de Moldavia para que ésta sea aceptada como miembro integrante de la UE.

 

 

 

Georgia

 

Georgia y la Unión Europea han mantenido relaciones desde hace varios años. Después de haber realizado reformas sustanciales en Georgia, el presidente Mijeíl Saakashvili ha expresado su deseo de convertirse en miembro de la Unión Europea como prioridad a largo plazo. Sus vínculos con la UE, los Estados Unidos y la OTAN se han fortalecido después de alejarse de la esfera de influencia rusa. Este alejamiento se debe a la guerra entre Rusia y Georgia ocurrida en el año 2008, la cual sobrevino por las disputas territoriales de Georgia con Osetia del Sur y Abjasia. El resultado de esta guerra fue el reconocimiento por parte de Rusia de la independencia de ambos territorios, y el abandono de Georgia de la Comunidad de Estados Independientes, el 18 de agosto de 2009.

 

Georgia es considerado el país más favorecido del Cáucaso para entrar en la UE, sobre todo después de la Revolución de las Rosas, aunque las disputas territoriales y la corrupción constituyan sus principales problemas. Si bien Georgia no ha presentado formalmente su candidatura para entrar en la UE, este país ya ha realizado el primer paso para poder presentarla, puesto que el pasado 29 de noviembre de 2013 firmó el acuerdo de asociación con la UE, paso previo y necesario para poder solicitar la adhesión a la UE.

 

Por su parte, los gobernantes de Azerbaiyán también han afirmado en muchas ocasiones su vocación europea. Por el contrario, el primer ministro de Armenia, Tigran Sargsián, ha anunciado la intención de integrar en la Unión Aduanera con Rusia, lo cual imposibilita la adhesión del país en la Unión Europea. Hay que destacar que para la UE estos países localizados en una zona conflictiva, tienen un valor geoestratégico muy importante.

 

 

Israel

 

Artículo principal: Relaciones entre Israel y la Unión Europea. El gobierno de este estado de Oriente Próximo ha apuntado en varias ocasiones que no descarta la posibilidad de solicitar su ingreso a la UE y a la OTAN. Al igual que en el caso de Marruecos, su situación geográfica podría contribuir al rechazo de su candidatura, que no se ha planteado por el momento. Pero en esa posible solicitud de adhesión, su relación histórica a Europa pudiera ser agente negociador importante, ya que algunos mandatarios europeos, como el ex-primer ministro italiano Berlusconi, han declarado en alguna ocasión que el futuro de Israel pasa por su adhesión a la Unión.

 

Actualmente, el acuerdo de asociación UE-Israel conforma el marco legal básico que rige las relaciones entre Israel y la Unión Europea, conformado por los acuerdos euro-mediterráneos entre la Unión y sus afiliados en el flanco sur del Mar Mediterráneo.

 

 

 

 

Marruecos

 

Palacio Real (Tetuán), Marruecos. Artículo principal: Relaciones entre Marruecos y la Unión Europea. También parte del Magreb, este estado ha solicitado su incorporación a la UE en varias ocasiones, pero se ha rechazado ya que no es considerado un país europeo. Además, Marruecos no posee un sistema democrático equivalente al de los países europeos.

 

Desde el año 2000, Marruecos reclamó a la Unión Europea una relación especial, que fuera menos que una adhesión (algo que no se contempla) y más que una simple asociación, que es el vínculo que han mantenido durante estos años. Esta reclamación vio la luz con el Estatuto Avanzado firmado a finales del 2008, y con la cumbre entre la UE y Marruecos, realizada en marzo del 2010 en la ciudad española de Granada. La cumbre se realizó para completar con contenidos el acuerdo firmado con el país magrebí, para que pueda ir integrándose en el mercado interior europeo y armonizar su legislación con la de la Unión.

 

 

 

 

 

Cabo Verde

 

Mindelo, Cabo Verde. Artículo principal: Relaciones entre Cabo Verde y la Unión Europea Cabo Verde es un archipiélago africano, antigua colonia portuguesa en las costas del Atlántico medio. Junto con las españolas Islas Canarias y las portuguesas Islas Salvajes, Azores y Madeira forman la zona geográfica de la Macaronesia, ubicada justo en la zona central del oceánico Atlántico, siendo éste su sustento para la solicitud de adhesión.

 

Formalmente nunca se ha dado una petición del gobierno del país para adherirse a la UE, a pesar de que han existido rumores de ello. Sin embargo, al igual que en los casos anteriores, es posible que una candidatura se viera rechazada debido a la situación geográfica real de las islas, que es la africana.

 

Desarrollar todo tipo de contenido sobre geografía humana de la Unión Europea.

 

Desarrollar todo tipo de contenidos sobre aspectos económicos vinculados a la Geografía.

 

 

Papel del Parlamento Europeo

 

De conformidad con el artículo 49 del TUE, el Parlamento debe aprobar el ingreso de un nuevo país en la UE. El Parlamento también tiene mucho que decir en cuanto a los aspectos financieros de la adhesión: en virtud del Tratado de Lisboa, se requiere la aprobación del Parlamento para la adopción del marco financiero plurianual (MFP). El Parlamento y el Consejo también definen conjuntamente el presupuesto anual de la UE. Gracias a sus competencias presupuestarias, el Parlamento puede influir directamente en las sumas asignadas al Instrumento de Ayuda de Preadhesión.

 

Su Comisión de Asuntos Exteriores, que nombra a ponentes permanentes para todos los países candidatos y candidatos potenciales, mantiene regularmente intercambios de puntos de vista con el Comisario de Ampliación, altos cargos gubernamentales, expertos y representantes de la sociedad civil. El Parlamento expresa sus posiciones, que a menudo influyen notablemente en el proceso, en forma de resoluciones anuales en respuesta a los informes de situación más recientes de la Comisión sobre los países candidatos y candidatos potenciales, y también configura las políticas a través de resoluciones sobre la estrategia de ampliación de la UE. Por último, el Parlamento mantiene relaciones bilaterales regulares con los parlamentos de los países candidatos y candidatos potenciales a través de sus delegaciones, que se reúnen con sus homólogos una o dos veces al año para debatir cuestiones importantes para el proceso de adhesión a la UE.

Política de Privacidad

Información sobre la web

Guías

Contacto

En esta sección podrás encontrar contenidos y guías para la enseñanza de la Unión Europea en Primaria, Secundaria, Bachiller y Formación Profesional sobre los ámbitos de la Unión Europea referentes a Geografía, Historia, Derecho, Tratados, Instituciones y Políticas Públicas.

1. Geografía

2. Historia

3. Derecho

4. Instituciones

5. Políticas Públicas

6. Otras materias

Puedes escribirnos a rogelio.perezbustamante@gmail.com o llamar por teléfono aquí.

Construir
Europa.com

Proyectos Didácticos

Primaria

Secundaria Obligatoria (ESO)

Bachillerato

Formación Profesional

Guía del Profesor